18 de Septiembre – Dominación

“Todo me está permitido, pero no todo es para mi bien. Todo me está permitido, pero no dejaré que nada me domine.” 1 Corintios 6:12
Dominación
Apareció en el Diario Clarín esta noticia que me pareció increíble: Un joven chino de 30 años murió después de pasar tres días seguidos jugando por Internet en un cibercafé, según informó hoy el diario Beijing News. De acuerdo con fuentes médicas, la causa de la muerte fue una afección cardíaca provocada por las largas horas ante la computadora.
El accidente ocurrió durante el fin de semana, cuando el hombre se desplomó ante la computadora. Llevaba allí tres días y murió antes de llegar al hospital. El local donde ocurrió la trage día reabrió horas después.
La adicción a Internet, sobre todo entre los jóvenes, se convirtió en una de las grandes preocupaciones del gobierno del país asiático, segundo del mundo en número de internautas, con 163 millones de usuarios.
Cuando vi la película Transporting que habla de un grupo de jóvenes adictos a la droga, hubo una escena que fue extremadamente dura. Una pareja se drogo durante una semana (7 días) durante los cuales no tuvieron conciencia de la realidad. Cuando recobraron la conciencia, encontraron a su bebe muerto. Había estado siete días sin agua ni comida. Y no se habían dado cuenta. Estaban demasiado drogados.
Tal vez pienses que son dos casos demasiados extremistas, que son cosas para alamar a algún descuidado que lee rápido, que no es tan grave, que la mayoría de las personas no viven tan al límite. Y tal vez tengas razón. Pero el diablo se especializa en confundir mentes.
Y ese argumento de la relativización de los temas, es su mejor arma para quitarle peligro a sus amenazas. Nada es tan grave, nada es tan preocupante. Seguramente, vos no te pasas tres días colgado de Internet ni una semana drogado en tu casa.
Pero seguramente, Dios no tiene el control sobre tu mente, y tus decisiones no siempre son las mejores. Tal vez te creas muy vivo por vivir al límite entre lo permitido y lo prohibido. La Biblia no prohíbe visitar páginas pornográficas en Internet, ni dice que está prohibido drogarse con heroína. Pero no por eso, podemos hacerlo.
Dios es bien claro en su definición de lo correcto y lo incorrecto. Dios dejo bien clara la línea que divide el bien y el mal.
REFLEXIÓN – ¿Quién te domina?

¡Aviso de Facebook para la UE! ¡Necesitas iniciar sesión para ver y publicar comentarios de FB!

Related Articles