19 de Agosto – Confín

“He aquí, el Señor ha proclamado hasta los confines de la tierra: Decid a la hija de Sión: He aquí, tu salvación viene.” Isaías 62:11
Confín
Un emperador de la dinastía Zhang en Hong Kong hace casi 600 años (1408) había decidido abrir las puertas de china enviando obreros a todo el mundo e invitar y traer gente de todas las naciones a que vinieran a china y juntos como un solo pueblo adorar a “Shandi” (dios) a quien el llamaba el Emperador del cielo, y unos días antes que los barcos salieran hacia las naciones se produjo un tremendo incendio en todo Hong Kong y todo quedó prácticamente destruido. A partir de ese momento Hong Kong y toda China cerro sus puertas al mundo sobre todo al evangelio, y desde entonces todo ha sido muy difícil en este país.
La mítica muralla China, hoy una de las maravilla del mundo, es un símbolo del hermetismo que tuvo China durante siglos. Aislada del mundo exterior, se autoabastecía en silencio. Recién con la caída de la cortina de hierro, la globalización y la apertura de los mercados, China rompió con esta cultura y se abrió al mundo exterior.
Por eso no es de extrañar ni es casualidad que al cumplirse 600 años de este hecho china abriera nuevamente sus puertas al mundo a traves de los juegos olimpicos. Ya lo habia hecho con el comercio y la industria, ahora llega a las personas a traves del deporte.
La gran muralla china del aislamiento esta cayendo, y cientos de cristianos, ven en esto, la apertura del ultimo porton para predicar el evangelio en los confines de la tierra. Una sociedad tanto o más reacia al evangelio que el conflictivo mundo musulman se esconde detras de esos altos muros de aislamiento y hay cientos de hombres y mujeres de Dios dispuestos a cruzarlo para llevar el glorioso mensaje de Jesucristo a aquel oscuro pais.
Hoy Dios nos desafia a levantar la mirada y ver las oportunidades. Tal vez estamos demasiado comodos aca en Occidente, preocupados por la falta de trabajo, los problemas personales, la caida de la bolsa, o los caprichos cotidianos como para darnos cuenta, que Dios esta provocando un milagro enorme del otro lado del mundo.
Dios esta abriendo la puerta de China para que se predique el evangelio. Vos ¿Que vas a hacer?
REFLEXIÓN – ¿Dónde queda tu confín?

Related Articles