26 de Enero – Consecuencias

“Y Samuel dijo a Saúl: Has obrado neciamente; no has guardado el mandamiento que el Señor tu Dios te ordenó, pues ahora el Señor hubiera establecido tu reino sobre Israel para siempre.” 1 Samuel 13:9
Consecuencias
Hay momentos que estamos bajo presión y actuamos de manera equivocada. Siempre es fácil indicar el camino cuando se atacó el auto en el camino embarrado. Antes nadie dice por donde ir, pero cuando ya no hay manera de evitar embarrarse para sacarlo, todos opinan cual era el mejor camino.
Pero para sacar el auto hay que embarrarse. No podemos evitar las consecuencias de la mala decisión. Saúl experimento esto en carne propia. Era el primer rey de Israel, y recién comenzaba a reinar. Quería hacer todo bien y había mucha expectativa por su gestión.
Al comienzo nomás, comenzaron los problemas. Surgió una guerra contra los filisteos y el profeta Samuel le dice que lo espere en un lugar con su ejército hasta que él llegue. Tenía que esperar 7 días. Pero la situación estaba tensa, los soldados tenían miedo y comenzaron a escaparse. La tensión crecía tanto como la deserción y todos esperaban que el rey hiciera algo. Y Saúl actúa. Pensó que Samuel no iba a llegar a tiempo, que Dios no iba a actuar.
Y para tranquilizar al pueblo, ofrece un sacrificio a Dios. Y este hecho genera la arenga de Samuel. Saúl no podía ofrecer sacrificios. Pensó que podía hacer las cosas a su manera, que siguiendo sus instintos podía resolver los problemas.
Y solo se complicó más. Quiso hacer las cosas bien, con su mejor intención, y se olvidó que Dios tiene Su Manera de hacer las cosas.
Y no siempre es la manera que nosotros queremos. Y esa decisión apurada, en un momento de presión, cuando los problemas lo superaban y tenía que hacer algo, condenó su reino a un fin cercano.
Hay cientos de excusas que podrían justificar la actitud de Saúl. Pero la realidad es que ninguna sirve para Dios. Muchas veces actuamos igual que Saúl, y queremos hacer las cosas a nuestra manera. Pensamos que Dios no va a llegar a tiempo para actuar, y elegimos mal.
No actúes como Saúl, tus malas decisiones tienen consecuencias serias. Terminás siempre embarrado. No dejés a Dios fuera de tus decisiones. Tenerlo cerca te garantiza el éxito. Decidí bien
REFLEXIÓN – Dios te marca el camino, no te embarres.

¡Aviso de Facebook para la UE! ¡Necesitas iniciar sesión para ver y publicar comentarios de FB!

Related Articles