28 de Mayo – Transparente


Y no hay cosa creada que no quede manifiesta en su presencia, antes bien, todas las cosas están desnudas y abiertas a los ojos de aquel a quien tenemos que dar cuenta.” Hebreos 4:13 (NVI)
Transparente
Hace algunos años, en una convención de líderes cristianos, el predicador anunció que tenía una computadora que podía leer y mostrar en pantalla los pensamientos de los presentes, y les ofreció la posibilidad de hacer la prueba.
Ninguno se ofreció como voluntario. Todos tenían algo para ocultar o que no querían que los demás lo supieran. Escondemos muy bien los secretos de nuestra mente. Obviamente ese aparato no existe, pero en ese momento, todos miraban la computadora y los electrodos, y creían que funcionaba. Y sintieron vergüenza.
Si bien, ese invento es una fantasía, hay alguien que permanentemente puede revisar nuestros pensamientos y ante quien no podemos esconder nada de lo que pensamos.  Jesucristo sabe todo el tiempo que estás pensando. No hace falta una computadora, Él lo sabe todo, y su memoria es perfecta. Nada se pierde.
Frente a Dios estamos desnudos, no podemos ocultarle nada. Jesucristo ve hasta el más mínimo pensamiento, la más vergonzosa idea o la meditación más sucia que nadie puede ni siquiera suponer. Muchas veces tenemos vergüenza de decir lo que pensamos en la iglesia, frente al pastor o ante nuestros padres o maestros, ante nuestra familia, ante nuestros amigos o conocidos, pero no nos preocupa que Dios conozca todos nuestros deseos.
Debería ser al revés. Debería importarnos mucho más lo que Dios piensa sobre lo que guardamos en nuestras mentes, teniendo en cuenta lo Santo y Perfecto que es; antes que preocuparnos por esconder lo que pensamos de los demás, para que no lo sepan.
El temor de Dios es justamente saber que Él todo lo sabe, todo lo ve, todo lo conoce, y que nada puede escaparse de Su Mirada; y tomar medidas para modificar lo deficiente. Es necesario volver a recuperar el temor a Dios. El temor a Dios no es tener miedo por el castigo que puede provocar nuestras malas acciones, sino que es el respeto por Su Persona Santa. Estel temor a Dios se demuestra cuando cuidás tu mente y tenés cuidado de lo que le ponés adentro. Dios desea ver hijos con mentes limpias.
REFLEXIÓN – Tu mente es transparente para Dios.

¡Aviso de Facebook para la UE! ¡Necesitas iniciar sesión para ver y publicar comentarios de FB!

Related Articles

Responses

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *