4 de Febrero – Alegría


“El corazón alegre es buena medicina, pero el espíritu triste seca los huesos.”  Proverbios 17:22 (RVR)
Alegría
De chico escuché una canción que decía “…Tristeza en la ciudad, por favor no vuelvas”. Y es una frase que me quedó dando vueltas en la cabeza. Hay una inclinación natural a alejar la tristeza, a buscar estar bien, a buscar la alegría. Pero hoy vemos cada vez más personas que no sonríen, con caras preocupadas, ceños fruncidos.
Hay cada vez menos personas en la calle que caminan con la cabeza en alto, sonriendo. Es cierto que la situación general está cada vez peor, que las condiciones sociales son cada vez más angustiantes, hay cada vez menos trabajo, mantener la salud cuesta más caro y la atención es más deficiente.
Hace algunos años leí un poema de Borges que me pareció bárbaro. Él comentaba que si volviera a vivir, haría muchas cosas que no hizo y dejaría de hacer muchas cosas que realizó. Dice que caminaría sobre el pasto sin zapatos, que sería menos previsor, que redescubriría el valor inmenso de las pequeñas cosas.
Y creo que Salomón apunta justamente a esto cuando nos dice que la alegría es buena medicina. Es muy posible que las circunstancias que te rodean sean muy malas, o no sean de lo mejor. Problemas en tu vida, problemas en tu familia, problemas en tu iglesia, problemas en tu trabajo, problemas en tu país.
Pero hoy es tiempo de volver a valorar los pequeños regalos de la vida. Una sonrisa, el rocío de la mañana, la posibilidad de caminar y usar la computadora, la alegría de pasar una tarde andando en bicicleta o tomando mate con tu mujer, la posibilidad de elegir qué vas a cenar hoy, la mano de un amigo, la posibilidad de cambiarte de ropa.
Hay cientos de razones para estar contentos. Esto no es facilísimo, ni una negación de la realidad, sino todo lo contrario. Es justamente ver correctamente la realidad. Y ver que no todo es malo y negativo, sin esperanza y gris. También pasan a diario cosas maravillosas que porque son cotidianas no valoramos. No es negar lo malo que nos rodea sino apreciar lo bueno que tenemos.
La alegría no radica en tener lo que uno quiere sino en querer lo que uno tiene.
Que tengas un hermoso día alegre.
REFLEXIÓN – Saber mirar te da alegría.

Related Articles

Responses

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *