6 de Mayo – Fachada

“Porque nada cuesta estar o no estar circuncidado, lo que importa es cumplir los mandatos de Dios.” 1 Corintios 7:19
Fachada
Vivimos en dias muy caretas. Tratamos de aparentar lo que no somos, y compramos todo lo que la moda exige. Se pone de moda una marca de zapatillas, y todos corremos para conseguirla. Porque si no la tenes, no existis. Si tenes la ropa que se usa y los colores de moda, sos exitoso, de lo contrario, formas parte del amplio grupo de los desechados.
Alguien dijo que para ser una mujer bella hay que ser flaca, rubia y de ojos celestes, y todos compraron el envase. Se olvidan que hace 400 años, el concepto de mujer bella era gordita, morocha y de ojos marrones.
Nos acostumbramos a manejarnos con los parametros de la masa, y queremos siempre estar a la moda. Nada mas importa. Y es notable ver que este problema, no es de hoy. Es tan viejo como el hombre mismo. Pablo vivia en una sociedad marcada por el mismo defecto.
Era otra moda, pero era el mismo sentimiento. Estar a la moda, para los corintios, era estar circuncidado. Parecia que los que tenian esa cualidad eran mejores cristianos, de mejor nivel, eran superiores. El resto era solo relleno, parte del monton. Por eso discriminaban. Somos muy crueles para marcar las diferencias. Y tratamos siempre de menospreciar al otro mostrandole lo que no tiene, lo que le falta, lo que hace mal. Se fomentan los problemas.
Y Pablo con gran maestria le da un corte definitivo al asunto. Y nos muestra que todo este tema no es mas que una fachada, una mascara, un disfraz, que en realidad no sirve para nada. Que es un engaño tramposo que cada vez nos hunde mas en el remolino de la necesidad de mostrar.
Pablo nos muestra la verdadera escencia de la vida. Cual es el camino excelente, cual es la mejor moda que podemos seguir. Es cierto que no es tan popular, que muchas veces es una moda solitaria, que pocos van a aplaudirnos o mirarnos, que hasta podemos sufrir la burla de los otros. Pero es una moda eterna. Lo que verdaderamente importa es cumplir con los mandamientos de Dios. Por sobre las modas de vestimenta, lenguaje, musica, amistades, ideas, es necesario que aprendamos a vivir siguiendo las pautas de Dios. El resto es todo una fachada vacia.
REFLEXIÓN – Los mandamientos de Dios nunca pasan de moda.

Related Articles