7 de Febrero – Inconstante

 

“…  ya que es persona de doble ánimo e inconstante en todos sus caminos.” Santiago 1:8 (NVI)
Inconstante
La persona que duda es la que tiene doble ánimo y es muy inconstante. Doble ánimo tiene aquel que tiene dos mentes o dos almas. Es aquel que tiene dos pensamientos. Santiago repite el concepto cuando habla de la lengua y dice que de una misma fuente no puede salir agua dulce y agua salada.
La persona de doble ánimo siempre está dudando, no tiene seguridad al decidir justamente porque no tiene una idea clara, sino que siempre está dividido entre dos pensamientos opuestos.
Cuentan que a un soldado se lo envío con dos bolsas para juntar papas en un plantío. Las papas grandes iban en una bolsa y las chicas, en otra. Pasó todo  el día y el soldado no volvía. El sargento fue preocupado hasta el plantío cuando estaba anocheciendo para ver si había pasado alguna desgracia, y encuentra al soldado sentado entre las papas, con las dos bolsas vacías y con una papa en la mano.
-Disculpe, sargento, pero me cuesta mucho determinar si esta papa es grande o es chica.
La vida está llena de decisiones, pero si tenemos la mente dividida, se  hace muy difícil elegir bien.
Por eso Santiago nos recomienda pedirle a Dios sabiduría para tener bien en claro qué es lo correcto y qué es lo incorrecto. Sin importar cuál sea mi gusto o mi deseo, ser sabio implica tomar la decisión correcta. Muchas veces será contra lo que el mundo propone y nos ofrece.
Puede ser que sea muy difícil elegir pero para aquel que es un fiel cristiano, que tiene comunión íntima con Dios, que lee permanentemente la Biblia, que se congrega y vive como Dios quiere, le será mucho más fácil escoger la mejor opción. Es lo que le pasaba al pueblo de Israel en el desierto, eran inconstantes, un día adoraban a Dios y al día siguiente murmuraban contra Él. Tenían un doble pensamiento, un doble discurso.
Hoy también hay cristianos que tienen dos caras, que viven de una manera en la iglesia y de otra afuera. Son los inconstantes, los de doble ánimo, los de doble vida.
Hoy Dios nos llama a recapacitar y a vivir limpiamente, eligiendo bien, conociendo los requerimientos de Dios y cumpliéndolos. Nos llama a ser constantes.
REFLEXIÓN – El inconstante nunca llega. Viví como para llegar.

Related Articles

Responses

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *