1 de Octubre – Quién

«Entonces les dijo: ¿Dónde está vuestra fe? Atemorizados, se maravillaron diciéndose los unos a los otros: ¿Quién es éste, que manda aun a los vientos y al agua, y le obedecen?» Lucas 8:25
Quién
¿Quién es Jesús? Es la pregunta que tiene más de dos mil años, y todavía deja intranquilos a muchos seres humanos. Jesucristo no fue un personaje más en la historia de la humanidad. Muy a pesar de muchos, y aunque los judíos no lo reconozcan, Él partió el calendario en dos. Hoy se habla de situaciones antes de Cristo y después de Cristo.
Aún así, siempre hubo controversias con respecto a Jesús. Para la gente de Nazareth, era solo el hijo de Jose, el que estaba en la carpintería. Para los religiosos de su época, era un problema que intentaba socavar los cimientos de su cultura religiosa. Para los romanos fue un revolucionario que intentó un motín frustrado. Para mucha gente de Palestina, era solo un medio para solucionar enfermedades incurables. Para otros, fue un poco de comida.
Para sus discípulos era un buen Maestro. Para los que sabían pensar un poco, era alguien que generaba admiración por sus enseñanzas. Para los profetas era el cumplimiento de las profecías, pero para aquellos hombres de esa barca, ese día, Cristo fue alguien especial.
La mayoría de los discípulos eran pescadores, conocían los lagos de Galilea, sus mareas y sus tormentas. No era la primera tempestad que tenían que enfrentar. Pero por algún motivo, en esta, estaban atemorizados. La tormenta era demasiado grande, el cansancio era demoledor, el viento era demasiado fuerte.
Y cuando la situación estaba fuera de control, Jesucristo se para en el bote, me medio de la tempestad y reprende a la tormenta. En un instante, el viento cesó, las olas se calmaron, el agua quedó tranquila y el barco dejó de moverse.
Los discípulos no entendían nada. Un instante antes, estaban a punto de hundirse, ahora estaban tranquilos y seguros. ¿Quién es este que hasta la tormenta más brava lo obedece?
Este es Jesucristo, el Señor, el más grande de todos, el Señor más poderoso, el Dios más perfecto. Es quien tiene el control sobre todo, y puede darte paz en medio de la tormenta. Si tu vida es como ese barquito sacudido por las tormentas de tus problemas, hoy Cristo te invita a confiar en Él. Dale el timón de tu vida.
REFLEXIÓN – Es Jesús, el Señor.

Comentarios de Facebook

Artículos relacionados

¿Por qué permite Dios el sufrimiento?

Creo que esta pregunta está ligada al corazón de mucha gente que no conoce a Dios, pero también da vueltas en las cabezas de muchos…

Comentarios de Facebook

8 de noviembre – Contrario

“Y la barca ya estaba bastante lejos de la tierra, zarandeada por las olas, porque el viento le era contrario.” Mateo 14:24 (NVI) La historia…

Comentarios de Facebook

10 de noviembre – Perdedores

“Cuando ellos subieron a la barca, el viento se calmó.” Mateo 14:32 (RVR) La consigna era sencilla: los discípulos tenían que cruzar el lago y…

Comentarios de Facebook

Aún hoy Jesús convierte el agua en vino

Hoy quiero compartir contigo un mensaje que escuché el día sábado y que tocó profundamente mi corazón y espero que también lo haga contigo. Trata…

Comentarios de Facebook

Cómo Obtener La Victoria en Medio de la Dificultad

En una ocasión Jesús les dijo a sus discípulos: “Suban a la barca y vayan a la otra orilla del lago. Yo me quedaré aquí…

Comentarios de Facebook

Iniciativa Propia – Por Jorge Lozano, Mensaje 18 de Sept 2005

Ahora bien, el Señor estaba con José y las cosas le salían muy bien. Mientras José vivía en la casa de su patrón egipcio, éste…

Comentarios de Facebook

21 de octubre – Acompaña

“Al anochecer de aquel mismo día, Jesús dijo a sus discípulos: Vamos al otro lado del lago” Marcos 4:35 (RVR) La historia de la tormenta…

Comentarios de Facebook