1 de Octubre – Quién

“Entonces les dijo: ¿Dónde está vuestra fe? Atemorizados, se maravillaron diciéndose los unos a los otros: ¿Quién es éste, que manda aun a los vientos y al agua, y le obedecen?” Lucas 8:25
Quién
¿Quién es Jesús? Es la pregunta que tiene más de dos mil años, y todavía deja intranquilos a muchos seres humanos. Jesucristo no fue un personaje más en la historia de la humanidad. Muy a pesar de muchos, y aunque los judíos no lo reconozcan, Él partió el calendario en dos. Hoy se habla de situaciones antes de Cristo y después de Cristo.
Aún así, siempre hubo controversias con respecto a Jesús. Para la gente de Nazareth, era solo el hijo de Jose, el que estaba en la carpintería. Para los religiosos de su época, era un problema que intentaba socavar los cimientos de su cultura religiosa. Para los romanos fue un revolucionario que intentó un motín frustrado. Para mucha gente de Palestina, era solo un medio para solucionar enfermedades incurables. Para otros, fue un poco de comida.
Para sus discípulos era un buen Maestro. Para los que sabían pensar un poco, era alguien que generaba admiración por sus enseñanzas. Para los profetas era el cumplimiento de las profecías, pero para aquellos hombres de esa barca, ese día, Cristo fue alguien especial.
La mayoría de los discípulos eran pescadores, conocían los lagos de Galilea, sus mareas y sus tormentas. No era la primera tempestad que tenían que enfrentar. Pero por algún motivo, en esta, estaban atemorizados. La tormenta era demasiado grande, el cansancio era demoledor, el viento era demasiado fuerte.
Y cuando la situación estaba fuera de control, Jesucristo se para en el bote, me medio de la tempestad y reprende a la tormenta. En un instante, el viento cesó, las olas se calmaron, el agua quedó tranquila y el barco dejó de moverse.
Los discípulos no entendían nada. Un instante antes, estaban a punto de hundirse, ahora estaban tranquilos y seguros. ¿Quién es este que hasta la tormenta más brava lo obedece?
Este es Jesucristo, el Señor, el más grande de todos, el Señor más poderoso, el Dios más perfecto. Es quien tiene el control sobre todo, y puede darte paz en medio de la tormenta. Si tu vida es como ese barquito sacudido por las tormentas de tus problemas, hoy Cristo te invita a confiar en Él. Dale el timón de tu vida.
REFLEXIÓN – Es Jesús, el Señor.

¡Aviso de Facebook para la UE! ¡Necesitas iniciar sesión para ver y publicar comentarios de FB!

Related Articles