15 de Febrero – Delante

“El que abre brecha marchará al frente, y también ellos se abrirán camino; atravesarán la puerta y se irán, mientras su rey avanza al frente, mientras el Señor va a la cabeza.” Miqueas 2:13
Delante
Hay días cuando las cosas salen mal y estás deprimido. Cuando en lugar de progresar retrocedés y los planes tan buenos que tenía para el futuro se caen como una casa hecha con cartas. Una pelea con algún ser querido, un problema en el trabajo, alguna enfermedad repentina, una sorpresa desagradable, un amigo que falla, algo que perdiste son circunstancias que te afectan y modifican el estado de ánimo.
Y entonces se hace más difícil avanzar. Las cosas cotidianas cuestan el doble y todo se hace más pesado. Parece que los caminos que tenemos que tomar se hacen más angostos y complicados. Y si los problemas persisten, creemos que nos encontramos en un callejón sin salida. Y ya no podemos avanzar.
Muchas veces, la gravedad del problema la potenciamos nosotros y creemos que es más grave de lo que en realidad es. Pero es cierto que para cada uno, su problema siempre es el más grave y el más complicado.
La gran ventaja que tenemos es que Dios nos conoce, y sabe las cosas que nos duelen o complican. Dios sabe lo que sentimos y por qué lo sentimos. Y sabe mejor que nadie la gravedad de nuestras dificultades. Igual que conocía las de los judíos en tiempos de Miqueas.
Eran hombres derrotados y acorralados por sus enemigos. La guerra los había diezmado y desalentado. No tenían esperanza de triunfar. Las posibilidades de salir con vida eran pocas. Todas sus puertas se habían cerrado y solo les esperaba un futuro incierto y peligroso. Para estos hombres desalentados, deprimidos y derrotados, Miqueas tiene estas palabras de aliento:
Dios va delante de ti para abrirte el camino. Él abre puertas donde solo hay paredes, encuentra salidas donde solo hay problemas, abre caminos donde solo hay rocas. Dios va delante de vos para allanarte el camino y hacértelo fácil.
Miles de años después, Dios nos sigue haciendo la misma oferta. Para tu día deprimido, para tu problema sin solución, para tu tristeza de hoy, Dios va delante y te abre puertas de paz. Cuando pensás que ya no podés dar otro paso y que no tienes escapatoria, Dios te abre el camino para que puedas continuar.
REFLEXIÓN – Dios va delante de vos, y te ayuda.

Artículos relacionados