24 de Junio – Mira


“Jehová está en su santo Templo, Jehová tiene en los cielos su trono, sus ojos observan, sus párpados examinan a los hijos de los hombres.” Salmos 11:4 (RVR)
Mira
De todos los superhéroes, el más famoso, sin dudas, fue Superman. Tenía una mirada de rayos X que lo único que no podía atravesar era una pared de plomo. Dios no es así, Él sí puede verlo todo, incluso lo que queremos ocultarle. No hay nada que se le escape a Dios.
David destaca la ubicación de Dios, y luego describe su capacidad de verlo todo. Lo ubica en el Cielo, es allí donde Dios tiene su trono, donde Él reina y manda. Dios tiene el control y la autoridad. En el trono de Dios reina la santidad. No hay lugar para nada sucio, porque allí está Dios.
Es muy difícil entender lo que significa la plenitud de Dios. El salmista solo puede esbozar una idea al decir que el cielo es su trono. La inmensidad del universo es apenas el lugar donde radica la gloria de Dios.
Este ser tan poderoso y magnífico, es quien observa cada uno de tus movimientos. No es que mira como por arriba. Él observa cada gesto, cada mueca, cada pensamiento, cada acción. No hay nada que pueda ocultarse a su mirada. Nada detiene su visión.
Pero no solo observa todo, sino que además examina todo. Su mirada también es una mirada calificadora. Durante el tribunal de Cristo, cuando sean juzgadas nuestras obras, no para condenación sino para premiarlas, todo estará frente a su mirada.
Aquellas cosas que hayamos dicho o hecho para la gloria de Dios, no solo resistirán su mirada de fuego, sino que además, como el oro, se perfeccionarán para presentárselas como premios perfectos.
Pero aquellas cosas que a Dios no le agradan, y cada uno sabe muy bien qué cosas son, serán como la madera, que cuando llega al fuego, se consume y desaparece.
Si tuviéramos presente esta terrible experiencia, seríamos mucho más cuidadosos en cada acción, en lo que decimos y en lo que pensamos. A veces creemos que Dios se distrae y no presta atención a lo que hacemos.
Incluso aquello que hacemos en la oscuridad más densa, es observado por Dios. Sus ojos lo revelan todo. Todo está desnudo frente a Él.
REFLEXIÓN – No te descuides, Dios siempre observa.

Related Articles

Responses

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *