25 de Julio – Motivo

“De repente aparecio una multitud de angeles del cielo, que alababan a Dios.” Lucas 2:13
Motivo
Hace tres años nacía Constanza, nuestra hija. Fue un dia de mucha expectativa y miedo. Con el antecedente de Juampi, temiamos que algo pudiera salir mal. Miri tuvo un embarazo sin problemas, como el de Juampi. Y si bien todos los estudios habian dabo bien, teniamos sobre nuestros recuerdos el fantasma del diagnostico de nuestro hijo.
La noche anterior fue dificil conciliar el sueño. Solo habia que esperar que pasen las horas para que suceda el nacimiento. Fuimos a la clinica, nos preparamos para la cesarea, me disfrace de enfermero para estar presente en la operacion y lo que eran tiempos normales para el personal del quirófano, para mi era una eternidad. La media hora que espere hasta que me dejaron pasar a la sala de operaciones parecieron mil años.
Cuando finalmente pude ver a Constanza saliendo de la panza de Miri no pude menos que agradecer, queria gritar, cantar, saltar, abrazar a todos. Simplemente mire a mi hija y la abrase. No habia palabras para agradecer que todo haya salido tan bien. Y me acorde de este pasaje. ¿Qué habra pasado en el cielo, cuando Jose estaba busacando una habitacion donde hacer descansar a Maria para tener a Jesús? ¿O mientras caminaban hasta Belen por el tema del censo? ¿Habra sido una espera tan larga?
En el establo sucio hubo un parto y entre las moscas y la suciedad, el Hijo de Dios nacio en la tierra. ¡¡Como no iba el cielo a estallar de alegria vendo esta maravilla!! Tanta espera por fin tenia sentido. Ahora podian ver lo que tanto habian estado esperando.
Hay motivos para agradecer y estar contentos. A veces, cuando se hacen esperar, la alegria es más grande. Una multitud de angeles del cielo, festejaron el momento cuando Cristo nacio en Belen. Habian esperado ese momento durante muchisimo tiempo, y ahora podian disfrutarlo.
¿Estas esperando algo que no llega? Dios sabe lo que estas esperando. Y lo va a enviar justo a tiempo. Cuando llegue, vas a poder disfrutar del mismo festejo celestial que hubo cuando el cielo recibio la noticia que en una pequeña aldea, habia nacido el Salvador.
Tal vez hoy estas triste, por las respuestas que no estas recibiendo, por las cosas que te faltan, por las oraciones sin ser escuchadas. Dios te va a dar un motivo y vas a poder festejar.
REFLEXIÓN – Confia, vas a tener un motivo.

¡Aviso de Facebook para la UE! ¡Necesitas iniciar sesión para ver y publicar comentarios de FB!

Related Articles