27 de Enero – Honores


“Quien cuida la higuera, comerá su fruto, y el que mira por los intereses de su señor, recibirá honores.” Proverbios 27:18 (RVR)
Honores
No hay nada más lindo, cuando uno realiza un esfuerzo, que ver el resultado de su trabajo. Y es mucho mejor cuando puede disfrutarlo. Es reconfortante ver que el sacrificio realizado rindió sus frutos y uno puede disfrutar de los beneficios.
Lamentablemente hoy vivimos en una cultura de “no esfuerzo”. Cada vez más, se intenta lograr el mayor beneficio con el menor esfuerzo. Se vive con la premisa equivocada de Maquiavelo: “el fin justifica los medios”.
Hoy vemos personas que roban, mienten, lastiman y pelean por mejorar su condición laboral o social. No importa destruir al prójimo con el fin de subir un escalón más. Se muestran y hacen alardes de sus logros y muestran resultados (aunque el trabajo haya sido de otro).
Pero esta cultura es opuesta a la enseñanza de la Biblia. Dios nos llama a esforzarnos, a trabajar duro y responsablemente para poder disfrutar de los beneficios. Y mientras los compañeros de trabajo, cuando el jefe no está, pierden el tiempo, el cristiano debería seguir trabajando con la misma eficiencia. Y mientras los otros compañeros de estudio, dejan los libros olvidados, pensando que van a copiarse en el examen, el cristiano debería ser un buen estudiante y rendir sin copiarse.
Porque Dios premia el esfuerzo. Esto no es una regla matemática absoluta. No es que dos horas de estudio es igual a un siete en el examen. O que un mes de trabajo responsable es igual a un aumento de sueldo. Incluso, puede que nada suceda, que nada cambie o peor aún, que rindamos mal el examen, o el aumento sea para otra persona.
Pero Dios no olvida nuestro esfuerzo, Él tiene presente nuestro trabajo y sacrificio. Y a Su tiempo va a recompensar. ¿Estás pasando por dificultades económicas? ¿Estás sin trabajo? ¿No te reconocen el esfuerzo diario realizado? ¿Estudiás y rendís mal los exámenes? ¿Parece que todo te sale mal? ¿No  encontrás ningún beneficio a tu tarea?
No te desesperes, Dios mira y nunca olvida. No te desalientes, Dios va a obrar. No te desanimes, la recompensa va a llegar. Dios siempre va a dejarte disfrutar del higo por haber cuidado de la higuera. Y Dios siempre es generoso.
REFLEXIÓN – Ningún esfuerzo es sin sentido. Dios siempre recompensa.

Related Articles

Responses

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *