28 de Julio – Volver


Sepa que el que haga volver al pecador del error de su camino, salvará de muerte un alma y cubrirá multitud de pecados.” Santiago 5:20 (RVR)
Volver
Cambié de trabajo en marzo de este año y en la nueva empresa tuve un gran desafío. Había que ordenar el sector administrativo y la contabilidad de la empresa, para generar reportes de gestión abiertos por centros de costos. Esto, en el medio de un nuevo sistema que cambió los procesos administrativos de la compañía.
El desafío es muy interesante y por la Gracia de Dios se está completando en tiempo y forma, según el cronograma de trabajo planteado. El trabajo de llevar adelante semejante remodelación siendo nuevo en la empresa, me demandó un esfuerzo extra difícil de entender.
Me generó un cansancio adicional y mayor demanda de tiempo de trabajo. De algún lado tuve que sacarlo y comencé a dejar de escribir devos. Primero fue un día, luego otro y luego otro. Pasaron casi dos meses sin escribir y casi sin mirar el mail (por falta de tiempo), hasta que hoy me di cuenta de esta ausencia mía, y entonces decidí volver.
Comprendí en parte el significado de este texto de Santiago. ¡Cómo cuesta volver! Es como cuando tenés que subir una montaña. Bajarla siempre es fácil (más cuando hay nieve), pero subir cuesta, cansa y desgasta. Retomar la rutina de sentarse, pensar y escribir (con el cerebro cansado) y habiendo dejado de hacerlo por casi dos meses, cuesta.
Por eso es que el cielo celebra tanto que un pecador vuelva de su error. Dios entiende lo mucho que cuesta revertir un mal hábito y sabe lo difícil que es desandar el mal camino. Por eso lo pondera tanto. A veces el que anda mal no se da cuenta de su error, a veces lo hace consiente y prefiere mirar para otro lado para no asumir que tiene que cambiar.
Pero cuando uno es consiente que se está equivocando y elige cambiar, ¡Dios celebra! Él valora el esfuerzo y el trabajo de mejorar. Sabe lo que cuesta, nos conoce y acompaña. Y nos invita siempre a volver. Si hoy estás en un buen momento espiritual de tu vida, Dios te ayude a mantenerlo. Pero si estás en un camino dudoso o tropezando a diario, Dios te llama a que recapacites.
REFLEXIÓN – Es tiempo de volver.

Related Articles

Responses

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *