30 de Enero – Soldado


“Comparte nuestros sufrimientos, como buen soldado de Cristo Jesús.” 2 Timoteo 2:3 (NVI)
Soldado
Hace algunos años vi la película «Rescatando al soldado Ryan». En el grupo de soldados escogidos para encontrar a Ryan, uno era un francotirador. Un soldado que tenía un rifle de alta precisión. Todos los soldados se ocupaban cada día de limpiar su arma para tenerla lista en todo tiempo. Pero este lo hacía con especial cuidado. Todos los soldados vivían con su arma cerca, pero este nunca se separaba de su arma. Ellos vivían en guerra permanente. Y sabían que descuidarse o quedar desarmado era firmar su sentencia de muerte. El enemigo los acechaba siempre.
Hoy no vivimos con este grado de estrés ni violencia. En los países occidentales, a pesar de la inseguridad que vivimos, no tenemos idea de lo que significa vivir en medio de una guerra. Seguramente, si hubiéramos nacido en medio oriente, nuestra realidad sería distinta. Nos acostumbramos a vivir más relajados, sin tantas preocupaciones. Pero para el cristiano, la realidad es igual que para aquel escuadrón que quería rescatar al soldado Ryan.
Solo aquel cristiano que padeció esta lucha de verdad y sufrió mucha aflicción, no se deja separar de su ejemplar de la Palabra de Dios. Para cualquiera el libro puede parecerse a otros idénticos al suyo, pero para él no es así, porque sobre las páginas viejas, manchadas y estropeadas de su Biblia, él ha escrito en caracteres invisibles para los demás, la historia de sus experiencias, las cuales son para él los recuerdos de algún capítulo crítico de su historia.
Una persona que se guarece de la lluvia debajo de un árbol puede encontrar fruto en sus ramas sin haberlo buscado. De la misma manera al tratar de buscar refugio debajo de la sombra de las alas de Dios, siempre encontraremos en Dios, más de lo que hemos visto o conocido anteriormente.
Nosotros, como soldados de Cristo, estamos para «rescatar» a las almas del infierno y esa es nuestra principal actividad y responsabilidad en esta tierra. Para poder llevar a cabo nuestra actividad de salvar almas, debemos refugiarnos en Dios y Su Palabra. Estamos en plena campaña, en terreno enemigo, en permanente estado de guerra. El enemigo está siempre cerca, amenazando. Lo único que puede garantizar tu estabilidad es cuidar bien tu arma y tenerla siempre a mano.
REFLEXIÓN – ¿Cómo está tu Biblia?

Comentarios de Facebook

Artículos relacionados

¿Por qué permite Dios el sufrimiento?

Creo que esta pregunta está ligada al corazón de mucha gente que no conoce a Dios, pero también da vueltas en las cabezas de muchos…

Comentarios de Facebook

¿Deberían los cristianos celebrar la Navidad?

La semana pasada recibí esta respuesta a un libro gratis de Reflexiones Navideñas que es regalando: “Quería consultarle, ya que estamos en el tema Navidad,…

Comentarios de Facebook

Hoy camina con Cristo!

Hoy me gustaría compartir esta verdad contigo: “En el último día, el más solemne de la fiesta, Jesús se puso de pie y exclamó: —¡Si…

Comentarios de Facebook

Dios ha prometido que estará contigo y así te lo recuerda hoy

Hoy me gustaría compartir esta Palabra de Dios en la que he estado meditando últimamente, versículos que me han ayudado a fortalecer mi fe. Con…

Comentarios de Facebook

Acuerdo de colaboración entre DevocionTotal.com y Global Media Outreach

Desde hace años (¡mas exactamente 14 años!) recibimos diariamente cientos de correos electrónicos, y al ser un equipo pequeño de trabajo no podemos contestarlos a…

Comentarios de Facebook

16 de Agosto – Pájaros

“Los que viven conforme a la naturaleza pecaminosa fijan la mente en los deseos de tal naturaleza; en cambio, los que viven conforme al Espíritu…

Comentarios de Facebook

La perfecta paz que vence las preocupaciones

En estos días de turbulencia financiera y falta de trabajo, es muy fácil preocuparse. Jesús, nuestro amigo fiel, nos conoce mejor que nadie. Él conoce…

Comentarios de Facebook

Respuestas

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *