6 de Abril – Levantarse


“Levántate porque esta es tu obligación y nosotros estaremos contigo. Anímate y pon manos a la obra.”  Esdras 10:4 (NVI)
Levantarse
La situación de Esdras no era muy cómoda. Esdras era un estudioso de las leyes de Dios, un hombre de escritorio, un pensador y fue enviado a la destruida Jerusalén para reedificar el templo. Cuando llega se encuentra con que gran cantidad de israelitas habían tomado por esposas a mujeres de los pueblos vecinos, lo que estaba expresamente prohibido por Dios.
Cuando Esdras compara la realidad que estaban viviendo los isrealitas con el mandamiento de Dios, toma una decisión muy dura.
Pero él no era un hombre de acción. No era un líder carismático. No era un político con habilidades para convencer a las masas. Él era un estudioso de la Palabra de Dios, y se sentía más cómodo entre papiros que haciendo sociales. Por eso le pesaba esta responsabilidad. Pero Dios (que nunca nos deja solos) le envía unos amigos para alentarlo y ayudarlo. ¡Qué notable lo que le dicen!
En primer lugar, le recuerdan cuál es su obligación, cuál era su responsabilidad. Hoy también Dios nos llama a levantarnos y hacernos cargo de nuestras obligaciones. Puede ser que haya muchas excusas (Esdras las tenía), pero frente al Juez del Universo, son solamente eso, excusas.
En segundo lugar, le recuerdan que no está solo. Ellos estaban con él. Cuán necesario es tener cerca gente que nos quiere y nos da su apoyo. Todos necesitamos tener cerca a alguien que esté con nosotros, que nos aliente y nos de fuerzas. Este es un ministerio muy olvidado en la actual iglesia de Dios. Hoy hay muy pocos que alientan, que ayudan, que dan ánimo. Esdras tuvo sus amigos que le alentaron, que no lo dejaron solo.
Finalmente, lo impulsan a trabajar. No había lugar para postergaciones ni para hacer esperar al resto. No se podía tirar la pelota afuera. Había que hacerse responsable. Había que hacer algo y había que hacerlo rápido. Y cuenta la Biblia que Esdras se levantó e hizo lo que debía hacer.
Hoy también Dios nos muestra sus requerimientos, nos dejó tareas para realizar. Dice Efesios 2:10 que “somos hechura suya creados en Cristo Jesús para buenas obras, las cuales Dios determinó de antemano para que anduviésemos en ellas”.
Hay una tarea que debe ser realizada y hay una persona indicada para hacerla: vos.
REFLEXIÓN – No reniegues de tu responsabilidad de levantarte.

Related Articles

Responses

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *