8 de marzo – Ilumina

«Esto digo, pues, y afirmo juntamente con el Señor: que ya no andéis así como andan también los gentiles, en la vanidad de su mente, entenebrecidos en su entendimiento.» Efesios 4:17 (V. Dios habla hoy)
Vi por televisión una publicidad muy fuerte sobre mujeres abusadas o maltratadas. En el día de la mujer, el gobierno nacional comenzó a promocionar un Organismo No Gubernamental que brinda apoyo y ayuda a mujeres que en sus casas son agredidas, golpeadas o despreciadas. La publicidad muestra como se va aislando a estas mujeres de sus amigas, vecinas o familiares, dejándolas a merced de su marido violento, sin tener a quien recurrir. La presión psicológica es tan dura y avasallante como la física. Estas mujeres sojuzgadas terminan creyendo que no valen nada, que merecen ser golpeadas, que es correcto que nadie las quiera, que está bien que no tengan amigas y que merecen estar solas.
Aisladas y en peligro, las mujeres amenazadas se refugian en sí mismas y soportan las agresiones y los golpes sin saber cómo resolver esta terrible situación. Viven con pavor de despertar el enojo de su marido, lo que generaría mayor violencia. Esperan un milagro que jamás llega: el milagro del cambio. Por eso esta ONG promociona sus servicios de ayuda y consejo para mujeres que no saben cómo escapar de una situación que las lastima y daña, o que se acostumbran a vivir con miedo, sufriendo y agredidas y terminan creyendo que esa es la única realidad posible. Vivir una mentira de matrimonio feliz de la puerta para afuera y un infierno de la puerta para adentro.
Es lo que hace el diablo, que es muy astuto. Te ciega el entendimiento, te llena la cabeza de mentiras y no te deja pensar bien. Te embarra la cancha para que te canses y pierdas fuerzas. Te hace creer sus mentiras, te distorsiona el pensamiento, corre los límites de lo correcto y lo incorrecto. Te nubla la mente, te oscurece el pensamiento, te hace perder el camino.
La mujer golpeada, no puede pensar correctamente y se deja abusar por miedo, por vergüenza, por inseguridad, o por lo que sea. No puede cambiar su existencia y queda presa de su propio círculo de oscuridad. Su realidad la aprisiona y no sabe cómo escapar. En el día internacional de la mujer, los organismos públicos están alertando sobre el peligro que significa el aislamiento. Cada día, Dios te alerta sobre el peligro de dejarte convencer por las artimañas del diablo.
REFLEXIÓN – Iluminá tu mente.

Related Articles