7 de junio – Guía

“Esa unción es auténtica –no es falsa y les enseña todas las cosas. Permanezcan en él, tal y como Él les enseñó.” 1 Juan 2:27 (NVI)
¿Alguna vez te preguntaste por qué hay algo en tu vida que no funciona como quisieras? Es como que siempre hay alguna cosa para corregir o perfeccionar. O simplemente superarnos y ser mejores, porque el mundo nos lleva a intentar una constante prosperidad personal. Quizás no estés en el lugar o en la situación ideal y no encuentres la manera de revertir ese estado.
Pero también te puede suceder que estés bien y que creas no necesitar nada, pero tenés una voz interior que no te deja tranquilo y siempre te hace pensar en algo más que te dará una mayor satisfacción en la vida.
Puede que seas alguien exitoso, con mucha suerte y sin problemas; consciente o inconscientemente algo dentro de tu ser íntimo te hace ir cada vez un poco más allá, para buscar los límites, o para conocer hasta dónde realmente puedes llegar. Es probable, además, que tengas mucho de algo y nada de otra cosa, o que pienses que sos muy bueno para ciertas cuestiones y muy malo para otras.
Quizás la vida te enfrente a algún problema de difícil solución, a algo que nunca te habías enfrentado antes y debés tomar una decisión que te parece sumamente complicada. Es posible que te encuentres en una encrucijada y debas decidir una cosa o la otra y te preguntes por qué tengo que decidir y no simplemente quedarme con ambas.
O en el mejor de los casos sos una persona superada, espiritualmente elevada y sumamente previsora. Y en tal caso, formás parte del grupo de personas a las que nunca se las encuentra distraídas o en una situación incómoda porque están en todos los detalles y tienen todas las respuestas debido a que dedican parte de su vida a pensar e idear soluciones para cada cosa que podría llegar a pasarles.
Si sos una de esas personas que están descriptas, es probable que desees encontrar algunas respuestas. Te diría que podrías estar más cerca de eso de lo que imaginás. No lo ves, pero ahí está. En cualquier situación que te toque vivir, dejá que Dios te guíe. Su Unción es más segura y mejor.
REFLEXIÓN – Que tu vida sea plena y abundante.

Related Articles