7 de Mayo – Confían


Estos confían en carros y aquellos en caballos, mas nosotros en el nombre de Jehová nuestro Dios haremos memoria. Ellos flaquean y caen, mas nosotros nos levantamos y resistimos a pie firme.”  Salmos 20:7-8 (NVI)
Confían
Hace poco vi una película de Juana de Arco que contaba la historia de esta muchacha que liberó a una ciudad francesa que estaba sitiada por los ejércitos ingleses. Ella logró lo que para los generales franceses era imposible, simplemente dándoles confianza a los soldados y haciéndoles creer que la victoria era posible.
Tuvieron que luchar mucho, pero lograron vencer. Todo fue por un tema de confianza, lograron un imposible confiando.
Hoy nos cuesta confiar. Vemos que hay personas derrotadas, sin confianza, sin fuerzas. También hay muchos que se llevan el mundo por delante, van seguros y confiados y parecen muy estables. Pero solo aquel que tiene su confianza en el Dios Eterno puede estar seguro permanentemente.
Es muy fácil estar tranquilo cuando se tiene un buen trabajo, salud y éxito; pero es muy difícil mantenerse de pie cuando hay problemas en casa, cuando falta el trabajo, cuando no hay salud, cuando no hay alegría, cuando hay problemas, cuando nada sale bien.
En esos casos es cuando debemos depositar nuestra confianza en Dios. Él es la Roca que no se mueve, Él es el Refugio en la tormenta, Él es Dios. Tarde o temprano aquellos que depositan su esperanza en cualquier otra cosa que no sea Dios flaquean, porque cualquier otra cosa que no sea Dios no es permanente.
Pero aquellos que como el salmista tienen su esperanza en Dios, tienen de Él la fuerza para levantarse y frente al problema resistir de pie. Me gusta esta frase, me recuerda al soldado que aunque cansado de la batalla, herido, con ganas de dejarlo todo e irse a su casa, sigue en su puesto y pelea.
No importa cuán grande sea tu problema, cuán pesada sea tu carga, cuán solo te sientas, cuán triste estés, Dios te puede sostener, Dios puede darte esa fuerza, Dios puede darte esa paz, Dios puede darte esa confianza. En los tiempos de bonanza cuando todo anda bien, es un buen momento para agradecerle por Su Generosidad, y cuando los días no sean tan buenos, es un buen momento para aferrarse más a Él.
REFLEXIÓN – No importa qué circunstancia tengas que enfrentar sino tu actitud para vivirla.

¡Aviso de Facebook para la UE! ¡Necesitas iniciar sesión para ver y publicar comentarios de FB!

Related Articles

Responses

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *