8 de Mayo – Refugio


No temas, porque yo estoy contigo; no desmayes, porque yo soy tu Dios que te esfuerzo; siempre te ayudaré, siempre te sustentaré con la diestra de mi justicia.” Isaías 41:10
Refugio
En tiempos de crisis siempre necesitamos dónde refugiarnos. Leía que en el terremoto de Japón, la mayor incertidumbre de los extranjeros era dónde ir. Los japoneses habían practicado qué hacer en caso de emergencia y estaban habituados a aplicar el plan de contingencia. Pero los visitantes no. Y se notaba en la desesperación por tratar de encontrar un lugar seguro.
Seguramente muy pocos de nosotros padecimos un terremoto semejante pero es muy probable que nuestra vida haya sido sacudida por alguna crisis que nos afectó sustancialmente. Difícilmente encontremos a alguien que nunca tuvo una angustia, un problema o un incidente desagradable. Recibí un mail de un amigo que como pie de página tenía este texto. Revisando mails anteriores vi que estaba el mismo texto al final de cada uno de ellos. Él lo tiene como pie de página de su mail.
Pero esta vez lo leí con otros ojos. Hay veces que versículos que hasta sabemos de memoria, nos impacta distinto según la situación que estemos viviendo. Me hacía falta refrescar mi mala memoria y volver a depositar mi confianza en Dios. A veces pensamos que por la cantidad de problemas Dios está demasiado lejos, que por sus ocupaciones cotidianas manteniendo el orden en todo el universo y con tantas personas en la Tierra, no tiene tiempo para detenerse a escuchar lo que uno necesita y le pide.
Pero Isaías nos enseña del error de pensar de esa manera. Puede ser que estés muy triste porque no se cumplen los deseos de tu corazón, te podés sentir defraudado por los fracasos sufridos, podés sentirte solo y enfermo, podés bajar los brazos con ganas de tirar la toalla. Pero hay algo que tenés que saber: Dios, tu Dios te esfuerza, te sostiene y te ayuda. Él te sustenta con la potencia de su mano, y jamás te suelta.
Incluso en el peor de tus problemas Dios sigue siendo confiable. Por más largo que sea, no supera la eternidad de Dios. Para tu crisis de hoy Dios tiene el mejor de los refugios: Él mismo. Volvé a confiar en Dios, recuperá tu fe en su Soberanía y Amor.  Él puede darte nueva fuerza. Creele.
REFLEXIÓN – Dios es tu mejor refugio.

Related Articles

Responses

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *