9 de junio – Atento

“Pero el ángel les dijo: No tengan miedo. Miren que les traigo buenas noticias que serán motivo de mucha alegría para todo el pueblo.” Lucas 2:10 (NVI)
Cronos y Kairos
Conversaba con una amiga, que me compartió estos conceptos, y me pareció muy buena su reflexión.
Cronos es la vida que todos vivimos; son los años que nos toca transitar. Es como la línea de las vías del tren. Desde la estación en que inicia su recorrido, hasta el final no hay interrupciones. Así es el cronos, el tiempo que vivimos, desde que nacemos hasta que morimos no hay interrupciones, sino una única vida. Es cierto que a veces nos distraemos y nos desviamos. Pero la vía del tren de nuestra vida sigue sin interrupciones.
Kairos, en cambio, es el conjunto de acontecimientos especiales que Dios prepara ocasionalmente para impactar a la humanidad. No se repiten a menudo. No son rutinarios. Son hechos especiales que para descubrirlos hay que estar muy atentos.
El kairos más impresionante de la historia fue el nacimiento de Jesucristo. ¿Acaso volvería a repetirse el hecho inaudito de que Dios naciera? Se trató de algo que resultaría imposible perderse, el evento del siglo. Tan importante fue, que Dios ya había avisado que iba a ocurrir mediante sus profetas.
Los escribas, fariseos y estudiosos de la Ley conocían perfectamente todas las profecías; sabían sobre los tiempos en que se iban a cumplir. Estaban habituados a leer a los profetas y eran conscientes de que esa condición no iba a repetirse nunca más en la historia de la humanidad. Durante años esperaron que apareciera, y cuando finalmente sucedió, ¡¡se lo perdieron!! Estaban demasiado ocupados en otros temas, viviendo el cronos de sus vidas.
Y la maravilla del kairos de Dios fue para un grupito de pastores que estuvieron atentos y en sintonía con Dios. Nadie esperaba que semejante acontecimiento lo vivieran estos ignotos trabajadores. Se esperaba que lo vivieran los grandes religiosos, los influyentes, los políticos.
Pero la realidad es que Dios no discrimina por categorías sociales, sino que comparte por intimidad. No sabemos cuando será el próximo Kairos, pero es necesario estar muy atento. Dios puede manifestarse de manera asombrosa cerca de ti, y únicamente podrán percibirlo los que estén en sintonía con Él. La Gloria de Dios puede pasar por tu cronos una sola vez.
REFLEXIÓN – ¿Estás atento?

Related Articles