Dios está a punto de bendecirte

“Entonces el hombre le dijo: — ¡Suéltame, que ya está por amanecer! — ¡No te soltaré hasta que me bendigas! —respondió Jacob. — ¿Cómo te llamas? —le preguntó el hombre. —Me llamo Jacob —respondió. Entonces el hombre le dijo: —Ya no te llamarás Jacob, sino Israel, porque has luchado con Dios y con los hombres, y has vencido.” Génesis 32: 26–28
Tal vez hoy sientas que llevas mucho tiempo luchando con Dios y que ya no puedes continuar. Tal vez te duele todo el cuerpo, te duele el corazón y ha sido una noche muy larga.
Al igual que Jacob, estás luchando y lidiando con Dios, no queriendo rendirte hasta que te bendiga. Pero estás cansado, agotado, y sientes que tus fuerzas están por acabarse. No sabes si podrás aguantar un momento más.
Pero hoy el Señor te dice:
«No te rindas, nunca te canses de hacer el bien. Aunque a veces sea doloroso luchar, Yo sé que no te rendirás hasta que Yo te bendiga. Esto Me agrada.
Y aunque tal vez te sientas débil físicamente, ahora eres más fuerte en la fe. Porque durante nuestra lucha descubres que Yo estoy ahí a tu lado. En tus batallas te das cuenta de que Yo te guío a la victoria y tus oraciones tendrán respuesta.
Pues aunque tus heridas parezcan debilitantes, cuando eres débil, Yo soy fuerte. Tus luchas te han enseñado a apoyarte en Mí y no en ti mismo. Las bendiciones vienen a través de las luchas, y ¡Yo estoy a punto de bendecirte!
Tú has prevalecido y lo que parecía ser un fracaso es realmente un triunfo. Porque a Mí me complace tu espíritu tenaz, y Yo restauraré. Estoy a punto de mostrarte tu verdadera identidad en Mí al igual que hice con Jacob».
Al igual que Jacob aguantó y prevaleció al luchar con Dios, deja así que el Señor te imparta nuevas fuerzas al luchar con Él hasta recibir la victoria.

(Escrito por Paulette Reed)

Related Articles