Tu premio… o castigo!

Hace poco encontré estos versículos en uno de mis libros favoritos de la Biblia: Proverbios, dice así:
“Cada uno recibe por sus palabras su premio o su castigo. La lengua tiene poder para dar vida y para quitarla; los que no paran de hablar sufren las consecuencias». Proverbios 18:20-21 (Biblia en Lenguaje Sencillo)
Muy pocas veces pensamos primero lo que vamos a decir. No nos damos cuenta que lo que decimos tiene un poder increíble. Nuestras palabras tienen vida, penetran en la eternidad.
Por eso fíjate muy bien lo que hablas. Presta atención lo que declaras en cuanto a tu vida, tu situación personal y las vidas que te rodean.
Todo lo que declaras tendrá una consecuencia, buena o mala, según lo que hables. Recuerda que nuestra vida es el resultado de lo que hacemos, y lo que hacemos viene por lo que decimos.
Hoy te animo a que hables lo que Dios piensa de ti, pues Él “No permitirá que tu pie resbale; jamás duerme el que te cuida. Jamás duerme ni se adormece
el que cuida de Israel». Salmos 121:3-4
(NVI)
Dios te eligió a ti, para que compartas todo con su Hijo Jesucristo, nuestro Señor, y él siempre cumple su palabra. 1 Corintios 1:9 (BLS)

Related Articles

Responses

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *