18 de Diciembre – Pensá


Jehová conoce los pensamientos del hombre, que son vanidad.” Salmos 94:11 (NVI)
Pensá
Nadie es totalmente sincero. Siempre guardamos nuestra más secreta opinión, en función de cuidar una relación. Si tu novia se hizo un corte de pelo y le queda horrible, seguramente dirás “Cambiaste el peinado”. Hay otro tipo de pensamientos que nos obligamos a esconder. Son esos que nos dan pudor, los pensamientos lujuriosos, los de envidia, los malignos. Cosas que nos avergüenzan. Esas mismas cosas son las que están presentes para Dios.
Cada vez que pensás en algo, Dios lo está viendo. Cada vez que deseás algo, Dios lo está viendo. No tomamos conciencia de lo terrible que es estar todo el tiempo siendo monitoreados por Su Terrible mirada.
Sufrimos el síndrome del Gran Hermano, el programa de televisión en el que meten dentro de una casa a 12 jóvenes y los filman permanentemente. Cuando entran, cada uno se cuida mucho porque son conscientes que la cámara los sigue a cada paso. Pero a medida que pasan los días, esa incomodidad de ser observados se va relajando. Ya no importa tanto que exista una cámara de video. Los chicos pierden sus inhibiciones. La costumbre hace esto. Solo se dan cuenta de lo que hicieron cuando salen de la casa y pueden ver los videos. Creo que el momento del tribunal de Cristo va a ser algo parecido. Hoy no nos damos cuenta que Dios todo lo mira y todo lo juzga. Pero va a llegar un momento cuando vamos a estar a solas frente a Dios y todas nuestras obras, pensamientos, actitudes y deseos van a quedar expuestos frente a Dios. Ahí vamos a ver todo lo que hicimos y todo lo que dejamos de hacer.
Pero ya va a ser tarde. Hoy es el tiempo para mejorar. Hoy es necesario que tengamos la mente clara y santa. Debemos tener cuidado con lo que le metemos adentro. Proverbios dice que cada persona es como es su pensamiento. Se nos bombardea continuamente para minar la moral, los límites y los mandamientos divinos. Bajo el slogan “hay que hacer lo que sientas”, se nos da libertad para todo.
Pero Dios nos pide santidad en las acciones, en las miradas y en los pensamientos. Pensamientos limpios generan acciones limpias. Pensamientos santos generan acciones santas.
REFLEXIÓN – Pensá, luego actuá.

Related Articles

Responses

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *