18 de noviembre – Ser

“Pero nosotros no somos de los que se vuelven atrás y acaban por perderse, sino de los que tienen fe y preservan su vida.” Hebreos 10:39 (NVI)
Vivimos en un mundo de apariencias, de la imagen y de la marca. No somos, parecemos. Pero esta modalidad no tiene mucha efectividad. A la corta o a la larga, se descubre el engaño. No podemos disimular permanentemente, se cae la careta y queda en evidencia lo que realmente somos. Alguien una vez dijo: Para conocer realmente a alguien, tenés que verlo jugar un partido de fútbol. Podés disimular durante años sentado en el banco de la iglesia, pero es imposible no mostrar lo que sos cuando estás jugando.
Quien escribió la carta a los hebreos sabía esto. Conocía que la esencia de las personas es lo que perdura en el tiempo. Y nos invita a dejar de aparentar y a ser.
Existen dos tipos de personas. Aquellas que frente a una adversidad renuncian y tiran la toalla, y aquellas que frente a una adversidad perseveran y tratan de salir adelante. Es cierto que en este tema hay cientos de matices, y múltiples variables. Nada es tan lineal, pero se puede marcar una tendencia.
¿Cómo reaccionás cuando la situación empeora? Tu respuesta marca una tendencia, pero para ser objetivo, tendrías que basarla en hechos concretos. ¿Cuál fue tu ministerio más largo en la iglesia? ¿Cuánto duró? ¿En qué reunión de la iglesia tenés asistencia perfecta? ¿Cuántos días consecutivos lograste leer la Biblia? ¿Cuántos días dura tu ferviente oración por un tema específico? Y mejor no preguntar qué sucede cuando las circunstancias se ponen turbias, y los problemas aparecen. Es allí cuando, en vez de perseverar, solemos tirar la toalla, nos enojamos con Dios y hacemos todo lo que no deberíamos hacer.
Hoy Dios te invita a cambiar y a modificar tu pensamiento, para que puedas alterar tu conducta. Podés seguir siendo de aquellos que se vuelven atrás, y que retroceden en lugar de avanzar. Tal vez la pases más cómodo y sin tantos problemas, pero serás siempre un mediocre. O podés poner la voluntad para avanzar y ser constante, para perseverar cuando todo esté en contra. Podés ser de aquellos que se aferran a Dios para dar otro paso, aún cuando no tienen ni fuerzas ni ganas. Pero que no se rinden.
REFLEXIÓN – Empezá a ser constante.

¡Aviso de Facebook para la UE! ¡Necesitas iniciar sesión para ver y publicar comentarios de FB!

Related Articles