20 de Noviembre – Cuevas

“Y los reyes de la tierra, y los grandes, los comandantes, los ricos, los poderosos, y todo siervo y todo libre, se escondieron en las cuevas y entre las peñas de los montes.” Apocalipsis 6:5
Cuevas
Leía en el diario esta nota: Rusia: una secta se atrincheró en una cueva a la espera del Apocalipsis
Hay alrededor de 30 personas, entre ellas 4 chicos. El grupo tiene unas 7 toneladas de alimentos y amenaza con hacer explotar el refugio, en la zona del Volga, si ingresa la Policía. Sostienen que el fin del mundo llegaría a fines de mayo próximo.
Los miembros del grupo, que se presentan como integrantes de la “Auténtica Iglesia Ortodoxa Rusa”, sostienen que este mundo es producto del diablo y que van a esperar la llegada del Anticristo y del Apocalipsis. Según ellos, esto ocurriría a fines de mayo.
De acuerdo con los medios rusos, la secta se encuentra desde octubre en la cueva con gas envasado, queroseno y alimentos. Antes de recluirse en la cueva vivían en el pueblo de Poganovka, donde ya rechazaban toda técnica moderna y mantenían a los chicos recluidos.
Mientras leía esta nota, me acordé del texto de Apocalipsis. Es notable como la humanidad tiene conciencia de la cercanía del fin. Parece que el Apocalipsis se acerca con velocidad. Esta actitud de estas familias rusas es un claro ejemplo. Aparentemente el líder del grupo conocía las Escrituras, y por eso armó toda esta movida para esconderse en esa cueva, bien provistos de alimentos y reservas de combustible.
Pensaron que era la mejor opción para enfrentar el fin que se aproxima. La gran mayoría de las personas, sabiendo que el fin se acerca, opta por la indiferencia. Y aunque les inquieta el tema, prefieren vivir el presente, sin pensar en el futuro. Es más cómodo. Viven como en los días de Noé. Cada uno hace lo que desea, y disfruta el momento.
Lo terrible es que la Iglesia de Cristo, hoy que sabe a ciencia cierta lo que va a pasar, y conoce la secuencia de los eventos del porvenir, también tiene esa actitud. No nos interesa que puede pasar mañana, solo vivimos el presente. Somos indiferentes a los avisos de Dios.
No imites a los rusos, no te encierres en una cueva, es tiempo de avisar del peligro. Dios está avisando que queda poco tiempo. Es tiempo de utilizarlo bien.
REFLEXIÓN – Salí de la cueva de tu indiferencia.

Related Articles