21 de abril – Cansancio

“¡Ah, generación incrédula! respondió Jesús. ¿Hasta cuándo tendré que estar con ustedes? ¿Hasta cuándo tendré que soportarlos? Tráiganme al muchacho.” Marcos 9:19 (V.Dios habla hoy)
Jesucristo acababa de transfigurarse. Había estado en la cima del monte reunido con Moisés y Elías. Pedro, Jacobo y Juan habían sido los únicos espectadores de un momento único. Cristo mostró toda la gloria de su persona. Se sacó por unos minutos su ropa humana, y dejó traslucir toda la luminosidad de la Gloria de Dios. Un momento impactante.
Después hubo que bajar del monte. No sabemos cuánto tardaron, pero ningún descenso es rápido. Aquellos que hemos subido y bajado montañas sabemos lo cansador que puede ser el descenso. Finalmente, después de una larga y pesada caminata, el cuarteto de hombres llegó al pie del monte y encontró una multitud alterada.
Los discípulos estaban rodeados de un gentío excitado y violento. Gritos, insultos, acusaciones. La situación estaba tensa. Excusas, pedidos, incomunicación. Los discípulos que hasta un tiempito atrás habían estado recorriendo Palestina sacando demonios, sanando enfermos y predicando el Reino de Dios; ahora no podían solucionar el reclamo de un padre desesperado. Su hijo estaba endemoniado y sufriendo muchísimo.
Intentaron solucionar el problema, pero no lo lograron. No pudieron sacar el demonio y la ansiedad dio paso al reclamo violento. En medio de esa situación llegó Jesucristo. Y todos a los gritos quisieron explicarle la situación, exigiendo, disculpándose y echándoles la culpa a otros por los fracasos sufridos. Una situación caótica y descontrolada.
Ante tantos reclamos, se escuchó de Jesucristo esta respuesta algo atípica en su lenguaje. Estaba cansado, agotado física y mentalmente. Solo deseaba llegar a un lugar tranquilo y sentarse a descansar. Estar en silencio y meditar. No quería escuchar griteríos ni multitudes, no tenía ganas de hacer milagros. Solo quería estar tranquilo.
Para mis días agotadores y sin descanso, siempre me imagino esa escena. Cuando Jesucristo se encontró frente a la multitud que reclamaba, sacó ganas de donde no las tenía, solucionó el problema del padre, y curó al hijo. Sanó al endemoniado, despidió en paz a la multitud, y recién allí pudo descansar. Jesucristo sabe de cansancio, sabe de agotamiento, sabe de la necesidad de paz y de tranquilidad, de silencio y de quietud. Él sabe.
Por eso, hoy quiere ofrecerte su Paz. Para tu día agotador y sin respiro, para tu trabajo extenuante, para tus problemas agobiantes, Cristo te ofrece su ayuda. Él ya estuvo allí.
REFLEXIÓN – Cristo entiende tu cansancio.

¡Aviso de Facebook para la UE! ¡Necesitas iniciar sesión para ver y publicar comentarios de FB!

Related Articles

28 de Mayo – Sed

“Después de esto, sabiendo Jesús que ya todo estaba consumado, dijo, para que la Escritura se cumpliera: ¡Tengo sed!” Juan 19:28 Sed Jesucristo había estado…