28 de Octubre – Escogido

“¿Quién acusará a los escogidos de Dios? Dios es el que justifica.” Romanos 8:33
Escogido
El 28 de Octubre de 2007 elegimos presidente en Argentina. Ya en las encuestas, se pronosticaba que la candidata oficialista estaba claramente primera en la intención de votos, y había dos candidatos de la oposición que luchaban por obtener el segundo lugar y forzar el balotaje. Cada uno hizo su campaña buscando maximizar sus posibilidades de triunfo.
Bien tarde por la noche se supo el resultado final de la elección. La candidata oficialista consiguió más del 44% de los votos y logró una diferencia de más del 20% sobre su competidor más cercano. Se había elegido un presidente y eso generó distintas sensaciones. Para la oposición, más allá de los logros de cada jurisdicción, dejó la satisfacción de haber hecho una muy buena elección, aunque tenga sabor a derrota.
Pero para muchos políticos de segunda línea del gobierno, este resultado, les aseguraba trabajo por cuatro años más. Serán los escogidos de la nueva presidenta, y querían permanecer en el poder. Ahora pueden estar tranquilos. Ganó su candidata, y ella los va a escoger para su futuro gobierno. No hay lugar para todos, pero muchos de ellos saben que serán llamados.
Estaba pensando en la elección que Dios hizo cuando nos convocó a vos y a mí. Cada candidato buscaba tener los mejores aliados. Los más poderosos, los más influyentes, los más carismáticos, los de mejor trayectoria, los más aceptados. Sabían que una mala alianza, les iba a provocar menor cantidad de votos.
Dios escogió a personas como vos y como yo, para asociarnos a su Reino. Lejos de buscar la excelencia y lo mejor de la sociedad, Dios puso su mirada de amor sobre personas mediocres, con muchos errores, inconstantes, caprichosos, cómodos, lentos y egoístas como vos y como yo. Y nos garantizó un lugar en Su Reino.
No hay elecciones en el cielo, no hay listas sábanas. Pero la generosidad de Dios, puede lograr que candidatos tan lamentables como nosotros, seamos elegidos, para una posición de tanto honor. Hoy somos hijos del Rey, somos parte de la Familia de Dios. Somos los herederos del Reino. Dios nos escogió.
Que podamos vivir hoy, con la dignidad que nuestra posición nos otorga. No podemos seguir viviendo mediocremente. Somos los escogidos de Dios.
REFLEXIÓN – Viví bien, sos el votado por Dios.

Related Articles