29 de Mayo – Ropa

“Al presente ninguna disciplina parece ser causa de gozo, sino de tristeza; sin embargo, a los que han sido ejercitados por medio de ella, les da después fruto apacible de justicia.” Hebreos 12:11
Ropa
Cuenta una historia que en un bello bosque, se encontraron en la laguna la tristeza y el enojo. Ambos se sacaron su ropa y comenzaron a nadar en el agua fresca. De repente escuchan ruidos y vieron una bandada de pájaros que huía.
Asustados por lo que se estaba aproximando, salieron rápido del agua, tomaron la ropa que estaba sobre las piedras y corrieron cada uno para lados distintos. En el apuro, no se dieron cuenta que tomaron la ropa equivocada. Cada uno tomo la ropa del otro.
Cuenta la leyenda, que todavía puede verse caminando por el bosque a alguien que aunque este vestido de enojo, tiene la piel de la tristeza. Porque en realidad, debajo del enojo siempre tenemos a la tristeza. Y debajo de la tristeza, siempre esta latente el enojo.
Dios sabe muy bien como funciona la complicada mente humana. Para El no es complicada porque El la creo. Sabe que los seres humanos tenemos estos vaivenes emocionales y estas ambigüedades en los sentimientos.
Siempre, en cada pelea, cuando nos enojamos por algo, queda dentro el sabor amargo de la tristeza. Y cuando la vida nos golpea, y nos quita la alegría, mantenemos dentro la rabia del enojo por no poder modificar lo que nos lastima.
Por eso Dios nos invita hoy a considerar otra opción. Las situaciones desagradables nos provocan enojo o tristeza. No nos gusta que nos reten. Y menos que nos marquen los errores. Nos resistimos a las reprimendas de nuestros padres y creemos que siempre son injustas e injustificadas.
Pero no es así con Dios. Él es un Padre Amante y solo desea nuestro bien. Pero como nuestro comportamiento no siempre es el mejor, tiene que emplear algunos medios para hacernos recapacitar. Por eso aplica su disciplina en nuestras vidas, para corregir lo malo y potenciar nuestras virtudes.
Y hoy te invita a que reflexiones y tomes conciencia. Sin importar lo mucho que te guste lo que estas haciendo, ni lo mucho que te moleste que te lo saquen, hoy Dios te invita a que recibas su consejo. Y en lugar de enojarte o ponerte triste por lo que no podes hacer, Dios hoy te propone que lo disfrutes.
REFLEXIÓN – Vestite de Dios.

Related Articles