30 de Agosto – Síntoma

“…pues aún son inmaduros. Mientras haya entre ustedes celos y contiendas, ¿no serán inmaduros? ¿Acaso no se están comportando según criterios meramente humanos?” 1 Corintios 3:3
Síntoma
Cuando Constanza tenía 40 días de vida actuaba como todo bebé. Come, duerme y a veces llora (cuando tiene hambre o hay que cambiarla), pero se porta muy bien. La mayor complicación es por la noche, cuando queremos dormir y ella quiere comer. Hay que despertarse para alimentarla. Miriam lleva la peor parte en esto porque siempre tiene que levantarse para darle el pecho. Así que por más de dos meses apenas logró dormir 2 horas seguidas por noche.
Nos alentamos recordándonos que pronto va a madurar, y va a dormir más horas de corrido. No es culpa de ella. Son los procesos lógicos de la vida. Todavía no le damos pollo con puré, porque sigue tomando leche. Juam Pi, en cambio, que ya es un pibe más grande, come de todo. Ya esta maduro, puede hacerlo.
No paso de la leche al pollo de la noche a la mañana. Fue haciéndolo de a poco. Y cada pequeño logro nos mostraba como avanzaba en su madurez. No es normal que un bebe de 40 días coma algo sólido, ni que un nene de cuatro años tome solamente leche. Hay signos de madurez bien visibles.
Pablo toma este mismo ejemplo de la vida cotidiana y lo lleva a la vida espiritual, para recordarnos que siempre hay signos. Y para la inmadurez espiritual, nos deja dos signos bien claros y notorios. Los celos y las peleas reiteradas, solo son de aquellos que son inmaduros.
Puede ser que se presenten solos, pero por lo general, vienen juntos. Porque generalmente, la persona que es celosa, esta siempre dispuesta a crear peleas o contiendas. Siempre tiene algo para discutir, algo para reprochar, algo que la hace infeliz.
El ejemplo típico es el celo en las parejas. Ella esta celosa porque su novio pasa mucho tiempo con sus amigos. El celo esta porque ella desea tener con su novio, la relación que el tiene con sus amigos. Y la reacción natural a esta situación es que le reclama más tiempo y le cuestiona y le hace problemas cada vez que el muchacho va a ver a sus amigos.
Hacete hoy un análisis de madures. Si tienes alguno de estos síntomas, es tiempo que madures.
REFLEXIÓN – ¡Madura!

¡Aviso de Facebook para la UE! ¡Necesitas iniciar sesión para ver y publicar comentarios de FB!

Related Articles