30 de diciembre – Imitar

“Imítenme a mi, como yo imito a Cristo.” 1 Corintios 11:1 (RVR)
Siempre uno trata de tomar ejemplos. Y por lo general los malos ejemplos son los más fáciles de copiar. Tal vez sea porque son más aparentemente más divertidos, o quizás porque es más simple, son menos complicados de imitar.
Pablo le pide a los corintios que lo imiten a él, como él imitaba a Cristo. Tenés que estar muy seguro de vos mismo para hacer esta afirmación. No hay nada peor que la censura de las personas.
Somos especialistas en todo, particularmente en marcar los defectos de otros. Y Pablo se pone en el escenario de la vida, y le pide a los corintios, hermanos carnales como pocos, que traten de imitarlo a él. Si Cristo era un ejemplo demasiado difícil de seguir, si era tan complicado imitar a Dios mismo, Pablo se pone como ejemplo para que los corintios tengan a un hombre como parámetro.
No hay nadie en la Biblia que haya dicho lo que Pablo dijo. Porque hay que estar muy tranquilo con su propia conciencia para hacer este tipo de invitación.
Tal vez este año que está terminado no fue tan bueno como debería haber sido. Tal vez tuviste muchos altibajos. Tal vez tuviste más días malos que días buenos. Quizás tu vida espiritual, vista desde la óptica de Dios, dejó mucho que desear. Quizás no pudiste ser ejemplo, sino sólo una vergüenza para Dios.
O quizás tu vida sí estuvo bastante bien. Y a pesar de algunos errores, pudiste terminar un año que satisfizo a Dios. Quizás tus conversaciones, tu manera de pensar y de hablar, tu regularidad al asistir a la iglesia, tu comunión diaria con Dios, tu testimonio, tu ejemplo fueron buenos y dignos de imitar. Pero sabés que hay algunas cosas que no hiciste bien, y que hay algunos lugares en los que fallaste.
En este momento, Dios está interesado en que recapacites y programes bien tu futuro. Ya no podés modificar el pasado. Ya se acabó el 2012. Lo que hiciste ya no tiene remedio. Es necesario que pidas perdón por tus pecados, y sin excusas ni protestas, confieses delante de Dios todas tus fallas. Y te propongas para el próximo año, que empieza dentro de muy poquito, poder ser ejemplo. Dios espera y desea que seas mejor, Dios desea que seas mejor. De vos depende tener un exitoso 2013.
REFLEXIÓN – Que seas alguien digno de imitar.

¡Aviso de Facebook para la UE! ¡Necesitas iniciar sesión para ver y publicar comentarios de FB!

Related Articles