4 de Marzo -Presencia

«Vino a Nazaret, donde se había criado; y el sábado entró en la sinagoga, conforme a su costumbre, y se levantó a leer.» Lucas 4:16
Presencia
Los evangelios solo relatan parte de la vida de Jesucristo. Nos cuentan como nació, que hizo a los doce años, y después hay un silencio hasta que aparece en su ministerio público para ser bautizado por Juan el Bautista. Nada se sabe del Señor Jesús durante sus años de niñez, juventud y adultez hasta ese momento.
Se puede suponer mucho, pero no hay certeza de nada, excepto de esta perla que nos deja Lucas que a veces por leer rápido pasamos de alto. El Señor Jesús fue un judío de ley, y cumplió con todas las ordenanzas que la Ley tenía. Lucas acá nos cuenta, como al pasar un detalle de la vida cotidiana del Señor Jesús.
A pesar de sus obligaciones cotidianas, de sus responsabilidades en la familia, de sus asuntos personales, había algo que Cristo hacía todas las semanas. Él asistía a la sinagoga. Cada sábado el Hijo de Dios iba a escuchar de la Ley de Moisés. A pesar de haber sido Él mismo quien la redactó y se la entregó a Moisés las dos veces, a pesar de ser el creador del pensamiento y el iniciador de las normas, Cristo asistía para escuchar y enseñar.
¿Cómo habrá sido un culto teniendo a Dios mismo dentro del templo? ¿Se habrán dado cuenta esos hombres de lo importante de ese momento? Creo que no, porque cuando Cristo comenzó su ministerio publico, en Nazaret fue donde menos le creyeron.
Seguramente, esos sábado, habrá habido algún judío que asistió a la sinagoga, pensando en sus negocios y en lo ocupado que estaba, tal vez otros se habrán dormido en un rincón, porque estaban muy cansados. Tal vez otros iban para hacerse ver, o para tratar de conseguir algún cargo en la sinagoga. Pero pocos se dieron cuenta, que ese día estaba en esa reunión el mismo Hijo de Dios y no supieron disfrutarlo.
Hoy también tenemos el mismo privilegio. Dios nos invita cada día de reunión a asistir a su casa. Algunos no van porque están muy ocupados o porque no les interesa. Otros asisten, pero su mente está en otros temas, muy lejos del motivo de la reunión. Algunos tal vez asisten para sumar puntos para ser nombrados para algún cargo.
REFLEXIÓN – ¿Escuchaste a Jesús en la ultima reunión?

Comentarios de Facebook

Artículos relacionados

¿Por qué permite Dios el sufrimiento?

Creo que esta pregunta está ligada al corazón de mucha gente que no conoce a Dios, pero también da vueltas en las cabezas de muchos…

Comentarios de Facebook

13 de Noviembre – Responsabilidad

“Pero ellos, sin hacer caso, se fueron: Unos a sus labranzas, otros a sus negocios.” Mateo 22:5 (NVI) Responsabilidad Jesucristo quería enseñar que Dios había…

Comentarios de Facebook

La perfecta paz que vence las preocupaciones

En estos días de turbulencia financiera y falta de trabajo, es muy fácil preocuparse. Jesús, nuestro amigo fiel, nos conoce mejor que nadie. Él conoce…

Comentarios de Facebook

22 de Junio – Ver

“Pero Felipe, ¿Tanto tiempo llevo ya entre ustedes y todavía no me conocen? El que me ha visto a mí, ha visto al Padre.” Juan…

Comentarios de Facebook

2 de Septiembre – Enseñar

“Los cuales enseñaron en Judá, llevando consigo el libro de la Ley de Jehová y recorrieron todas las ciudades de Judá enseñando al pueblo.” 2…

Comentarios de Facebook

Para el único digno de toda gloria!

Desde Octubre del 2021 venimos publicando nuevas canciones que el Señor nos ha regalado. Ha sido toda una experiencia. Te invitamos a seguir acompañándonos en…

Comentarios de Facebook

3 de Abril – Cordero

«He ahí el cordero de Dios, que quita el pecado del mundo.» Juan 1:29 Cordero Los requerimientos para que un cordero pueda ser ofrecido en…

Comentarios de Facebook