6 de diciembre – Fuerza

“Dios es el que me ciñe de fuerza, y quien despeja mi camino.” 2 Samuel 22:33 (RVR)
Para Nadir.
El día que Dios libró a David de la persecución de Saúl y de todos sus enemigos, el cantor de Dios compuso esta canción en la que cuenta su situación conflictiva y como Dios lo había ayudado.
Estamos en el último mes del año y ya todos se están preparando para las fiestas. Y hay un comentario generalizado que se escucha en todos los ámbitos: “estoy muy cansado, es porque estamos a fin de año”. Pareciera como si el año tuviera una batería recargable que se fuera consumiendo a medida que pasa y que se recarga mágicamente en enero.
Se espera navidad, año nuevo y las vacaciones para descansar y recuperar fuerzas para todo el año que se inicia. Como si los problemas supieran de calendarios y fechas. O como si quince o veinte días de vacaciones pudieran solucionar los problemas de todo el año. David tenía otra solución para el desgano y la falta de fuerzas de fin de año.
Sus problemas eran reales y agotadores. A veces se escucha a personas que se quejan de situaciones irrisorias. Y cuentan agotadas su vida, sin darse cuenta que es lo que todos hacemos todos los días como normal (estudiar, trabajar o cuidar a los hijos). Pero no era el caso de David.
El peso de sus angustias y problemas cotidianos desgastaba el alma y agotaban el ánimo. Perseguido, sin amigos, sin familia, buscado por la justicia como un reo pero sin haber cometido ningún delito, cansado, solo, triste y angustiado, David no sabía de fechas. El cambio de año no prometía arreglarle nada. Y si pudiera podido tomarse vacaciones, a su regreso la situación sería la misma.
Por eso en su cansancio extremo, este hombre admirable recurre a Dios. Y puede decir confiado: Dios es quien me ciñe de fuerzas, el que renueva mi vitalidad, quien me sostiene para dar otro paso mañana. Dios es quien lo alivia. Lo viste con su poder divino, lo asiste con su potencia eterna, lo alienta con su fuerza celestial. Y lo hace avanzar. Dios es quien despeja su camino de escombros y trabas. Dios hace ligera su carga.
Para este fin de año, David te recomienda encontrar el descanso en Dios. Si te sentís agotado porque es diciembre, Dios puede despejar tu camino y sostiene tu alma.
REFLEXIÓN – Dios te fortalece, no te canses.
 

Related Articles