15 de Junio – Razón


“Cuídate de no olvidarte de Jehová, tu Dios, para cumplir los mandamientos, decretos y estatutos que yo te ordeno hoy.” Deuteronomio 8:11 (RVR)
Razón
Durante mucho tiempo se tildó a los cristianos de perdedores, frustrados o aburridos. Esto se debió a que en tiempos de tanta libertad y defensa de las minorías, la Biblia mantiene una línea de pensamiento en contra de esta cultura moderna en que vivimos. Muchos tienen al cristianismo como una serie de normas prohibitivas. Un conjunto de grandes NO. Y tienen cierta verdad en lo que dicen.
La Biblia está llena de mandamientos que son necesario obedecer. Pero no simplemente por acatar un capricho, sino porque son consejos sanos para vivir mejor.
Para ser obedientes, primero hay que recordar. Hagamos memoria y tengamos siempre presente a Dios en cada acto, para cumplir sus mandamientos.
Es más fácil ser cristiano si se tiene conciencia de quién es el que manda todas las cosas. Porque cumplir las leyes siempre es pesado, pero se hace más fácil, si se entiende el por qué de las mismas. Para entender el por qué de los mandamientos de Dios, hay que conocer a Dios.
Cada uno se hace una imagen de Dios a su medida y necesidad. Muchos tienen a Dios como un paraguas que se puede usar cada vez que hay mal tiempo. Si estamos en problemas y tenemos dificultades, Dios es un buen recurso. Otros tienen a Dios como el dueño de las fechas religiosas. Hay que cumplir el domingo, en Navidad y en Pascua. El resto del tiempo lo administro según mejor me parezca. Otros tienen a Dios como el Padre Bueno. Que nunca va a hacer nada que pueda hacernos mal, siempre está dispuesto a malcriarnos. Otros no tienen idea de quién es Dios y lo ignoran, y viven sus vidas como si no existiera.
Pero Dios es tres veces Santo, es Todopoderoso, es el Creador de todo, es el Dueño del universo. Es el que determinó las leyes eternas que no pueden ser modificadas. Es el que determinó que para el hombre del siglo XXI, es mucho mejor obedecer los mandamientos de la Biblia.
Si entendemos que Dios es totalmente justo y totalmente amor, vamos a poder darle a los mandamientos un sentido de equidad y necesidad. Pero si te olvidás de Dios, y de su grandeza y majestad, será más difícil obedecer.
Dios no merece que lo tengamos presente solo los días que hay reunión en la iglesia. Cada minuto debe estar presente en tu mente.
REFLEXIÓN – Pensá en Dios, Él ya pensó en vos.

Related Articles

Responses

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *