31 de Octubre – Halloween


No os conformes a este siglo, sino transformaos por medio de la renovación de vuestro entendimiento para que comprobéis cuál sea la buena voluntad de Dios, agradable y perfecta.” Romanos 12:2 (RVR)
Halloween
El 31 de Octubre –  es Halloween (contracción de All Hallows’ Eve, Víspera de Todos los Santos), también conocido como Noche de Brujas o Noche de Difuntos. Es una fiesta de origen celta que se celebra internacionalmente en la noche del 31 de Octubre – , sobre todo en países anglosajones como Canadá, Estados Unidos, Irlanda y Reino Unido y, en menor medida, en Argentina, Chile, Colombia, México, Perú y el conjunto de Latinoamérica, y en gran parte de España.
Sus raíces están vinculadas con la conmemoración celta del Samhain y la festividad cristiana del Día de Todos los Santos, celebrada por los católicos el 1 de Noviembre – . Se trata en gran parte de un festejo secular, aunque algunos consideran que posee un trasfondo religioso. El día se asocia a menudo con los colores naranja, negro y morado y está fuertemente ligado a símbolos como la jack-o’-lantern. Las actividades típicas de Halloween son el famoso truco o trato y las fiestas de disfraces, además de las hogueras, la visita de casas encantadas, las bromas, la lectura de historias de miedo y el visionado de películas de terror.
La gente se prepara para este evento. En la tele, en los programas de dibujos animados, en la radio, etc. se habla del tema con humor, con alegría, como si fuera algo inocente y divertido cuando en realidad, es un festejo que ensalza al diablo. Esto suena antipopular y bastante pacato, pero es la realidad.
La sociedad nos impone celebrar Halloween con alegría, dulces y fiestas, pero estamos encubriendo el verdadero significado de la fiesta que es un culto pagano a los demonios y ángeles caídos. ¿Alguien abiertamente diría que adora al diablo? ¿Alguien compartiría con sus amigos o conocidos un culto demoníaco?
Sin embargo, es habitual hablar del juego de la copa, celebrar Halloween y participar de ciertas prácticas que consideramos sin consecuencias. No te amoldes a las costumbres de este mundo, porque están orientadas a servir al diablo. Como hijos de Dios debemos levantar nuestra bandera de santidad y fidelidad a Dios aunque esto nos haga menos populares. ¿Llevarías una remera con un diablo dibujado? ¿Entonces por qué celebrarías Halloween?
REFLEXIÓN – Las cosas claras. Dios quiere santidad.

Related Articles

Responses

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *